index

Cistitis intersticial o dolor crónico pélvico

Es una afección dolorosa debida a una inflamación de los tejidos de la pared de la vejiga y cuya causa no se conoce, es más frecuente en mujeres, pero también se presenta en hombres y muchas veces se etiqueta como prostatitis crónica.

Esta afección con frecuencia se diagnostica en forma errada como infección de las vías urinarias y los pacientes a menudo pasan años sin un diagnóstico correcto.

¿Como se diagnóstican?

Aunque se han propuesto diferentes criterios de como el diagnóstico se realiza, tanto clínicos como cistoscópicos e histológicos, no existe ningún método universalmente aceptado para el diagnóstico correcto de la cistitis intersticial.

El concenso general es que el diagnóstico de esta enfermedad es fundamentalmente clínico. Además de una buena historia clínica y de un examen físico completo, se han propuesto diferentes pruebas, como análisis de orina para descartar infecciones, cistoscopia y biopsia de este órgano e incluso pruebas urodinámicas, pero ninguna de ellas ha mostrado ser particularmente específica para diagnosticar esta enfermedad. Como el diagnóstico se realiza excluyendo otras enfermedades, se deben hacer estudios complementación que pueden incluir papel bioquímico, cultivos de orina, PCR de Tb e incluso urotomografía.

Síntomas

La aparición de la enfermedad es a menudo, insidiosa, es decir, aparece poco a poco y en la mayoría de los casos progresa gradualmente.

Tratamiento

-1-Dolor pélvico.

-2-Frecuencia para orinar.

-3-Ardor a la micción.

-4-Urgencia urinaria.

-5-Sangrado al miccionar.

Una vez que se descarten otras causas de su sintomatología como infección de vias urinarias, endometriosis, tumor vesical, prostatitis, vaginitis o litiasis y se sospeche de esta enfermedad, es posible que se le indique buscar las causas que puedan estar desencadenando dicha patología como las que fueron descritas en la parte superior de este documento y evitarlas en la medida que se pueda, así mismo es posible que se de tratamiento médico conservador con antibiótico, anticolinérgicos, antihistamínicos y antineuríticos.

Ahora bien si el tratamiento conservador no fuese suficiente probablemente se le plantee realizar cistoscopia e hidrodistención de la vejiga o aplicación de tratamientos intravesicales como ácido hialurónico, toxina botulinica o resección transuretral (RTU) en caso de los hombres.

Descargar el pdf > Ir a menú enfermedades >